domingo, 20 de abril de 2014

abre el rito de la fe





La Biblia según Vox Dei'' es la primera obra conceptual del rock en castellano...una obra que, sin lugar a dudas, marca un hilo en la historia del género acercando, sin llegar a tocar lo religioso, un mensaje de amor y humanismo.

Para su gestación, a fines de la década del '60, fueron necesarios casi dos años de intenso trabajo de investigación sobre las sagradas escrituras y más de 150 horas de grabación (casi récord para la época), que terminaron abruptamente por la desaparición del ''master''... lo que tuvo por resultado un disco incompleto: ''La Biblia'' vio la luz con el último de sus movimientos, el Apocalipsis, sin haber sido terminado.

El motor de ésta versión de '' La Biblia'', es un nuevo desafío: por primera vez, la obra que reunió a tres generaciones de argentin@s, va a ser escuchada en forma completa, e interpretada por el trío original.

De esta manera, Ricardo Soulé, Willy Quiroga y Rubén Basoalto, con los mejores adelantos técnicos y el estilo Vox Dei de los '90, llegan hoy a su público a través de su máxima obra, con un sonido actualizado, directo y transparente.

Junto a ''La Biblia'' se presenta, a manera de ''bonus track'': la Obertura de ''El Manto de Elías'' en dos movimientos, un adelanto del que será el sucesor de este disco y la nueva obra conceptual de Vox Dei.

Niño que flotas en las aguas.
Niño niño, niño niño.
Niño que te salvan de las aguas.
¿por qué te salvan niño niño?

¿De dónde traes ese niño?
¿De dónde lo traes?
Dímelo río.

Aguas frescas, para un niño.
Río mio, tibio niño.

¿Por qué te salvan niño del río?
Es que quizás no debas morir.
¿por qué te salvan niño del río?
Es que quizás debas vivir.

Aguas frescas para un niño.
Aguas frescas de este río.
Aguas frescas para un niño.
Aguas frescas de este río.

Ahora que eres hombre
yo te llamo para darte.
Un grande mensaje 
que a la gente debes dar.
Ve y vuelve pronto
que te espero para hablarte.
Ya llego el momento
nos tenemos que encontrar.

No debes buscarme;
yo estaré en cualquier parte.

Ya llegó el momento
nos tenemos que encontrar.

¡Sol que quiero verte,
que quiero verte y te voy a buscar!
¡Sol que quiero oírte,
que quiero oírte y te voy a escuchar!
Camino, camino...




Siento que crezco
y que subo
y que me veo por dentro
y me toco y me reconozco
y a mi lado estoy yo
que me hablo y me entiendo
y que ahora soy sueño
y me acerco y no muero.




Ahora que eres hombre
yo te llamo para darte.
Un grande mensaje 
que a la gente debes dar.
Ve y vuelve pronto
que te espero para hablarte.
Ya llego el momento
nos tenemos que encontrar.

Moisés significa ‘salvado de las aguas’ en egipcio antiguo.
En Éxodo 2:10 se narra: «Y cuando el niño creció, ella lo trajo a la hija del Faraón, la cual lo prohijó, y le puso por nombre Moisés, diciendo: “Porque de las aguas lo saqué”».

Camino, camino


¿Qué es el Éxodo? Es el viaje que realizaron los hebreos para volver a su tierra. Moisés, que había obtenido permiso del faraón para conducir a su pueblo fuera de Egipto, tomó el camino de oriente, consiguió atravesar el mar Rojo —cuyas aguas se abrieron milagrosamente— y llegar al desierto del Sinaí. La Biblia narra que, durante su estancia en el desierto, Moisés tuvo en el monte Sinaí la visión de Dios y la revelación de los Diez Mandamientos, leyes dictadas por Dios al «pueblo elegido» a través de Moisés, el hombre justo.
¿Qué importancia y valor tiene la obra de Moisés? Durante cuarenta años los hebreos vivieron en el desierto. Moisés empleó estos largos años para concluir la obra iniciada en el Éxodo: convertir a su gente en el pueblo de Israel, aliado de Yahvé, el único Dios. Las Tablas de la Ley eran el símbolo y la prueba de esta alianza, el lazo que unía a las personas. Moisés no pudo llegar a Palestina. Murió —dice la Biblia— con ciento veinte años, tras haber visto a lo lejos la tierra prometida.


domingo, 23 de marzo de 2014

Te di amor hasta el fondo del mar y lloré entre las flores de mayo


El Plan Sistemático de represión ilegal

A partir del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, se instauró en el país una dictadura que implantó el “terror más profundo que ha conocido la sociedad argentina” (*), y posibilitó la imposición de un modelo de país autoritario, económicamente regresivo y socialmente injusto requerido por los centros de poder internacional y los grupos económicos concentrados. Este golpe no constituyó una irrupción abrupta, sino que se insertó en una cultura política atravesada por prácticas de violencia estatal y paraestatal, y por la continua alternancia de dictaduras militares y democracias restringidas durante todo el siglo XX. 

En un contexto de fuerte movilización social que caracterizó los inicios de la década del setenta, las Fuerzas Armadas comenzaron a desarrollar operativos ilegales, avanzando sin pausa hacia la usurpación del poder estatal. Más de 1.500 víctimas, muchas de ellas desaparecidas, fueron el resultado de los asesinatos y secuestros efectuados por la Triple A y otras bandas de derecha -organizadas, armadas y financiadas desde el Ministerio de Bienestar Social y otros sectores gubernamentales-, las acciones criminales encubiertas de los comandos de la inteligencia militar y policial y la agudización de la política represiva (“Decreto de aniquilamiento”). Así, se allanó el camino para el golpe de Estado que derrocó un gobierno constitucional, con la eliminación de todo vestigio democrático. 

El objetivo de eliminar al activismo social, desmantelar la organización popular, disciplinar a la sociedad y vaciarla hasta de su propia memoria, requirió poner a la totalidad de las instituciones del Estado al servicio del terror. Tras el golpe de 1976, la dictadura institucionalizó y potenció el modo represivo previamente ensayado: la metodología de secuestro-tortura-desaparición y la instauración de los centros clandestinos de detención como dispositivos de exterminio de los prisioneros y de diseminación del miedo hacia la sociedad. En esa red de más de 500 centros desplegada a lo largo del país, la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) constituyó un engranaje emblemático. 

(*) Rodolfo Walsh, Carta abierta de un escritor a la Junta Militar. 


El centro clandestino de Detención, Tortura y Exterminio

La ESMA funcionó en un complejo edilicio originariamente destinado al alojamiento e instrucción de los suboficiales de la Marina. Ubicado sobre la Av. del Libertador -importante vía de acceso al núcleo urbano en plena zona norte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires- fue uno de los mayores Centros Clandestinos de Detención, Tortura y Exterminio del país que funcionó entre 1976 y 1983. Una de las particularidades de este centro fue el funcionamiento de una sala clandestina de maternidad, donde nacieron al menos 34 bebés de detenidas-desaparecidas, que fueron posteriormente apropiados. 

Desde el edificio del Casino de Oficiales y con el sostén y la cobertura del resto de las instalaciones, el Grupo de Tareas 3.3.2 (GT3.3.2), creado en 1976 por el entonces almirante Emilio Massera, ejecutó una acción terrorista que cumplió un rol determinante en la desarticulación de organizaciones populares y la captura y desaparición forzada de alrededor de 5.000 personas. 

Aunque las instalaciones de la ESMA fueron utilizadas fundamentalmente por el GT3.3.2, éste las puso a disposición de distintas fuerzas represivas afines: comandos de la Aeronáutica y de la Prefectura Naval Argentina, el Servicio de Inteligencia Naval y otros grupos las usaron como sitio de tortura y desaparición de sus prisioneros ilegales. 
http://www.espaciomemoria.ar/dictadura.php




(...) la obediencia puso un punto y ese punto fue el indulto
y vivir entre asesinos no es para mí (...) 

La Ley de Obediencia Debida n.º 23.521 fue una disposición legal dictada en Argentina el 4 de junio de 1987, durante el gobierno deRaúl Alfonsín, que estableció una presunción iuris et de iure (es decir, que no admitía prueba en contrario, aunque si habilitaba un recurso de apelación a la Corte Suprema respecto a los alcances de la ley) respecto de que los delitos cometidos por los miembros de las Fuerzas Armadas durante el Terrorismo de Estado y el dictadura militar no eran punibles, por haber actuado en virtud de la denominada "obediencia debida" (concepto militar según el cual los subordinados se limitan a obedecer las órdenes emanadas de sus superiores).
Esta norma parecería haberse dictado luego de los levantamientos "carapintadas", por iniciativa del gobierno de Alfonsín, para intentar contener el descontento de la oficialidad del Ejército Argentino, eximiendo a los militares por debajo del grado de coronel (en tanto y en cuanto no se hubiesen apropiado de menores y/o de inmuebles de desaparecidos), de la responsabilidad en los delitos cometidos bajo mandato castrense. De ese modo, tuvo lugar el desprocesamiento de muchos de los imputados en causas penales del llamadoterrorismo de Estado que no habían sido condenados hasta el momento. Sin embargo había sido anunciada con anterioridad a los levantamientos carapintadas; en marzo de 1987 por el propio Alfonsín en un discurso público en la localidad de Las Perdices, Córdoba1y ya durante la campaña de 1983 en la cual Alfonsín insistía con la necesidad de reconocer que las Fuerzas Armadas se fundaban en la regla de “obediencia debida”2 y que existían “tres niveles de responsabilidad”; por otro lado los juicios por terrorismo de estado continuaron a lo largo de todo el gobierno de Alfonsín.
Algunos de los beneficiados por la norma fueron el ex capitán de fragata Alfredo Ignacio Astiz, el capitan de fragata Adolfo Donda y elgeneral (R) Antonio Domingo Bussi, contra los cuales existían varias pruebas de la comisión de delitos de lesa humanidad.
Las leyes de Punto Final (1986) y de Obediencia Debida (1987), junto a los indultos realizados por Carlos Menem (1989-1990), son conocidos entre sus detractores como las leyes de impunidad.
La ley 25.779, sancionada en 2003, finalmente declaró la nulidad a la ley de Obediencia Debida, la cual por su parte ya había sido previamente derogada.

http://tiempo.infonews.com/2013/08/19/argentina-107777-a-diez-anos-de-la-anulacion-de-la-obediencia-debida-y-el-punto-final.php



-¿Cómo surgió la idea de mezclar la tragedia griega con la más reciente “tragedia” argentina?
–No hubo una decisión tipo “gabinete del doctor Caligari” para mezclar estas cosas. En el embrión de la historia ya estaba eso y lo fuimos descubriendo con Alan a medida que avanzábamos en la escritura del libro. Y se fue descubriendo más todavía durante la filmación y el montaje. Hasta último momento, la película fue modificándose, que es un poco lo que me pasa con los discos: nunca doy por terminada una composición hasta que entrego el álbum. Cada vez que se cruzaba el tema de los griegos con la Argentina, veíamos que había una profundidad que no podíamos dejar de lado, porque era una idea mítica muy poderosa a través de la historia de la humanidad. Se puede decir que la película intenta contar los nuevos horrores surgidos del horror del genocidio argentino.
–Alterio declaró que, como los genocidas fueron indultados, hay que hacer miles de películas sobre el tema para que no se pierda la memoria.
–Lo importante es aportar algo al debate, que no quede como que acá no ha pasado nada. Todo esto fue muy reciente; los muertos todavía están ahí. Y están desaparecidos, son cadáveres que necesitan ser velados y enterrados. O por lo menos debatidos en una sociedad que los ampare, que los piense y que viva con ellos. Ojalá que la película aporte algo a eso.Es una de las consecuencias de vivir en la Argentina, de estar comprometido con mi barrio y con mi tiempo.
–Hace poco usted dijo que los argentinos “somos una causa perdida”. ¿Le parece que ésa es una sensación generalizada?
–No soy quién para ponerme en termómetro de la situación, pero en el último tiempo que estuve en la Argentina percibí una gran tristeza y una gran desazón... metafísica, diría. Creo que es algo que encarnó y cuyo resultado es nuestra tristeza, nuestra confusión, nuestra imposibilidad de avanzar. Y nuestra clase política, también. Por otro lado, es un momento muy interesante, de mucho temblor y emergencia. Es una buena época para pensar y activar el ingenio y el corazón. No hay que dejar pasar este momento, que también es una oportunidad maravillosa para ver cómo reacciona una sociedad ante una crisis ética, moral y económica tan profunda. A pesar de esto, no puedo dejar de pensar que somos una causa perdida (se ríe). Pero quiero que esta frase suene con un poco de humor, no lo digo sentado, fumándome un habano, en un trono de papel en el Monumento a la Bandera de Rosario. Lo digo con humor, tomándome un trago, porque quiero dejar un rayito de luz para poder vivir y pensar que mi hijo va a ser feliz.

–Recién hablaba de la reacción de la sociedad ante la crisis. También es interesante prestarle atención a la reacción de los artistas.
–Claro. Por eso creo que la película está ligada a eso. Ahí hay tela, como en otros ámbitos en la Argentina. Están escuchándose voces desde hace un tiempo. A lo mejor es en circuitos que no tienen tanta exposición mediática, pero hay artistas hablando de esto. La obra de Vivi Tellas sobre el trabajo (Lo que vale un brazo derecho) es una mirada espeluznante sobre la época. O Lucrecia Martel, con La ciénaga, que es un hito del cine argentino... O sea que hay reacción. El tema es que la gente reaccione con nosotros. A lo mejor es doloroso, pero hasta no atravesar la crisis no vamos a poder reírnos. Puta, ojalá la peli sirva para cachetear un poco.
–¿Esa fue su intención al hacerla?
–No. No sé; el origen de las cosas siempre es muy misterioso. Nadie sabe por qué hace lo que hace. Atrás de todo, no sé por qué hice la película. Puedo sospechar que hay conflictos maternos no resueltos (Páez apenas conoció a su madre). Puedo sospechar que quería contar una situación trágica y no había podido hacerlo hasta ahora. Pueden ser las ganas de hablar del tema de los muertos. Pero no sé para qué hice la película. De hecho, no fue para concientizar a nadie sobre nada. Lo que sí quiero es sentirme parte de un grupo y que cuando me toque el turno poder decir: “opino esto, miren acá”.
–Pero insistió y puso mucho para poder hacerla: el proyecto tiene siete años, debió hipotecar su estudio de grabación...
–El tema es que la película interese y que pueda transmitir la emoción que creo que tiene. El resto no le interesa a nadie y solamente lo sabe uno. Además eso siempre fue así. No hubo productores en la Argentina que apoyaran la película; los canales de televisión no se interesaron porque era un tema duro... Pero no hay que olvidarse de que a cualquiera que quiera hacer una ópera prima le va a costar muchísimo, se llame como se llame. El cine es un negocio muy duro, en el que se apuestan números muy grandes porque es un lenguaje caro.
–Es la realidad que describen todos los cineastas argentinos.
–Totalmente. Preguntale a (Adrián) Caetano o a Lucrecia, a cualquiera de los pibes que están haciendo pelis. Es difícil la vida del cineasta (se ríe). Y más en la Argentina. Pero no quiero quejarme, porque siempre que escuchaba a alguien quejándose, me iba corriendo hacia el otro lado. Además, aunque fue duro, lo que no te mata te engorda (se ríe).
–¿Qué aprendió en su nuevo rol de director?
–Con estas cosas, lo que más se aprende son cosas de la vida, de las personas. En el set aprendés todo otra vez. Y, al final, es lo que importa y lo que queda. Aprendés de la humildad, la paciencia, los divismos, laprofundidad de la relación de los actores con sus papeles, la enreverada maraña que se arma entre los directores y la gente con la que trabaja, la generosidad, el apoyo incondicional de algunos colegas... Es la vida misma y tenés que estar atento para no perdértela creyendo que sos Orson Welles.

http://www.pagina12.com.ar/2001/01-09/01-09-30/PAG33.HTM

(...) La picana de la muerte baila su carnaval (...)

viernes, 20 de septiembre de 2013

Fito y Caetano Veloso







(1994) incluye Un vestido y un amor de Fito









Veloso nació el 7 de agosto de 1942 en Santo Amaro de Purificação, una pequeña ciudad del estado de Bahía, (Brasil).A fines de 1966 acompañó a su hermana Maria Bethânia, quien había sido invitada a cantar en una obra musical en Río de Janeiro; obtuvo su primer éxito cuando su hermana grabó su primera composición.

En 1969 debido a la dictadura que asolaba Brasil, Veloso se vio obligado a exiliarse a Londres (Reino Unido), Madrid (España), Tel Aviv (Israel); tres años más tarde regresó a Brasil y grabó Araca azul, un disco experimental.
En 1976 formó un grupo con Gilberto Gil, Gal Costa y Maria Bethânia, e hicieron una gira por Brasil con el nombre de "Doces bárbaros".En aquellos años fue la primera visita a la Argentina, de la mano del reconocido productor argentino Héctor Aure,a quien además se le debe la introducción de Gal Costa en el medio local.
Bicho fue lanzado en 1977 influenciado por el contacto que tuviera con la cultura nigeriana, donde había estado algunos meses antes. Ese mismo año fue publicado Alegría, un libro que es una colección de artículos y poemas que abarca desde 1965 hasta 1976.
En 1981 se hizo con su primer éxito con Outras palavras, y a partir de entonces su fama se extendió a todos los rincones del mundo.
En el año 1986 graba en conjunto con el compositor, cantante y ahora director de cine Fito Páez el disco Corazón Clandestino, un maxi simple que supuso el primer contacto de Veloso con el rock argentino.

domingo, 9 de junio de 2013

Ezra Pound en una jaula por toda Nueva York

Cabra macho sin defectos todo para Yahvéh
Fue Caín, fue el asesino de su hermano Abel
Se ahogarán todas las arcas menos la de Noé
Abraham, mátame a tu hijo, para ver si eres fiel
En Egipto el faraón no pudo dar con Moisés
Jesucristo condenado a muerte en Jerusalén.

¿Y cómo llevás el sacrificio?
¿Y cómo llevás el sacrificio?

Seis millones de judíos disecándose al sol
Ezra Pound en una jaula por toda Nueva York
El Mahatma de la India ensangrentado de amor
E Garrincha do Brasil eu vejo a desilusão

¿Y cómo llevás el sacrificio?
Mira y verás tu sacrificio.

No sé qué hablábamos ayer,
hablábamos ayer que algo provoca este lugar.
No sé qué hablábamos ayer,
decíamos ayer que no podemos explicar.

El fuego que quemó la casa
No sé si es mejor olvidar.
Yo sé que desaparecer es la naturaleza de un apócrifo ritual.
Vamos a desaparecer y, si te fijas bien, todo desaparecerá.

Niña Eva en su ataúd violado Coco Chanel
Dorotea, la cautiva de la furia ranquel
Hebe Antígona exiliada por la calamidad
Jorge Luis, el argentino, en su Ginebra signal.

La picana de la muerte baila su carnaval,
con el tiempo, con mucamas, con caballos de mar,
con galaxias, con esfuerzos, con la felicidad,
con los muertos y con todos los que faltan llegar.

Yo también estoy vagando dentro de mi ataúd
Ella quiere todo oscuro y yo prefiero la luz.

Prueba y verás tu sacrificio.
¿Y cómo llevás el sacrificio?
Prueba y verás tu sacrificio.





Poeta y ensayista norteamericano nacido en Hailey, Idaho, en 1885.
A la edad de doce años ingresó a Cheltenham, una escuela militar donde estudió griego y latín. Luego ingresó a la Universidad de Pennsylvania para aprender otras lenguas, y a  partir de 1906 se estableció en Europa, principalmente en Italia e Inglaterra, desde donde promovió dos grandes movimientos de vanguardia: el imaginismo y el vorticismo.
A finales de la segunda guerra mundial fue acusado de alta traición y detenido por los aliados en Italia, y en 1946, tras ser declarado paranoico, fue internado en un sanatorio mental en Washington.
De su obra poética merecen destacarse "Personae" en 1926, una recopilación de poemas breves, y "Cantos" en 1970, considerada como una de las epopeyas en lengua inglesa más importantes del siglo XIX, y a la que dedicó cuarenta y cinco años de su vida.
Como crítico contribuyó a la renovación de la poesía y apoyó entre otros,  a T.S. Eliot y James Joyce.
Murió en Venecia en 1972

domingo, 16 de diciembre de 2012

Jobim me dormía en la noche cuando todo era calma


"Dediqué mi vida a la música brasilera, debido a que hay franceses para escribir música francesa, americanos para escribir música americana"

Tom Jobim

25 de enero de 1927-8 de diciembre de 1994

  •  
  • Músico, cantante, compositor, guitarrista y pianista brasileño de bossa nova, considerado por muchos como el mayor exponente de la música brasilera y uno de los pioneros del género musical bossa nova.






(...) Jobim me dormía en la noche cuando todo era calma (...)




(...) Desafinaba Tom mientras caía el sol en Ipanema dorada (...)



Aeroporto Internacional do Rio de Janeiro Tom Jobim/Galeão, Brasil.